Archivos

Clausurados 10 prostíbulos en distintos barrios

16/09/2013

terrasa-3-2p_opt (1)Una decena de casas de relax y bares han sido precintados este año por el Ayuntamiento por supuesta prostitución ilegal. Los locales, repartidos por casi toda Santa Coloma, no tenían licencia para esa actividad y se encontraban ubicados en edificios de vecinos.

En el cierre de los prostíbulos han intervenido la Policía Local, por infracciones municipales; los Mossos d’Esquadra, por sus responsabilidades en la seguridad ciudadana, y la Policía Nacional, por asuntos de extranjería. En muchos casos, las mujeres explotadas eran chinas o latinoamericanas.

El origen de las investigaciones es variopinta. Unas veces, la policía intervino por quejas de los vecinos; otras, al detectar la distribución de tarjetas en estaciones de metro o anuncios en la prensa y, en alguna ocasión, por investigaciones propias.

Contactos

Los clientes solían ponerse en contacto con las prostitutas a través de un número de teléfono, generalmente un móvil. Por este medio concretaban un encuentro en una planta baja o piso. Este es el caso del prostíbulo cerrado en la avenida de Santa Coloma, esquina Llorenç Serra, situado en un edificio céntrico con muchos vecinos.

En otras ocasiones, el contacto se establecía en un local, como sucedía en el caso del Bar Terrassa, de la calle del Fondo con el mismo nombre, según fuentes policiales. Allí se concretaba el precio, y prostituta y cliente partían hacia un piso próximo.

Otra variedad del negocio se encontraba en las peluquerías de final feliz, como una de la calle Ruperto Chapí. Tras el corte de pelo, en la trastienda se llevaban a cabo los servicios sexuales.

Los otros prostíbulos clausurados se encontraban en la calle de Sant Carles, Mas Marí (dos), Rambla de Sant Sebastià, Sant Josep Oriol, Milà i Fontanals y Sicilia.