Archivos

Condenado por injurias un miembro de Plataforma

14/03/2013

PicMonkey CollageCuando hay voluntad de difamar no hay libertad de expresión. Por este motivo ha sido condenado Ángel Martínez Robles, militante de Plataforma per Catalunya (PxC) por un tuit injurioso contra Maria Teresa Castellví, presidenta de Fondo Comerç.

«La presidenta de @FondoComerç no tenía asegurado a sus trabajadores, menudo ejemplo a seguir @esteveserrano @nuriaparlon», escribió el 20 de febrero.

La jueza Ingrid Barrachina, titular del Juzgado de Instrucción 2 de Santa Coloma, ha considerado la publicación como una falta de injurias y le ha condenado a una multa de 90 euros (ya que solo cobra 1.000 euros por trabajar en una peluquería), además de las costas del juicio.

La magistrada considera que Teresa Castellví tiene motivos suficientes para sentirse gravemente ofendida por la afirmación de Ángel Martínez, según la sentencia 22/2013. La jueza considera que ha habido ánimo de injuriar, de ofender, de deshonrar o desacreditar a la presidenta de Fondo Comerç.

La jueza dice que Martínez Robles no pretendía informar, sino difamar. «Este dirigió el mensaje directamente a órganos de gobierno de la ciudad y no trabaja como periodista o informador de ningún tipo, sino en una peluquería». La magistrada insiste en que hubo animus injuriandi, ya que el propio acusado reconoció haber obtenido la información «en la calle o en el bar».

Trasfondo político

En la actuación de Martínez Robles hay un trasfondo político y comercial. Plataforma pretende difundir su mensaje xenófobo y racista entre los vecinos del Fondo y este extremo choca con la política integradora de Maria Teresa Castellví y el equipo de Fondo Comerç. Además, Martínez Robles y su esposa–Mari Carmen, peluquera de profesión– tratan de competir con Fondo Comerç a través de una nueva entidad denominada Associació de Comerciants i Empresaris de Santa Coloma de Gramenet (ACESC). Se trata de una entidad beligerante con los comercios regentados por inmigrantes.

Es la cuarta vez que un miembro de Plataforma tiene problemas con la justicia en Santa Coloma. El propio portavoz, Juan Gómez Montero, fue condenado por golpear a un indignado, y un ultra tuvo pagar la cámara de este periodista, que fue golpeado en un pleno. La tercera causa está en trámite y se refiere a un golpe que al parecer el propio Gómez Montero propinó a una joven en un pasillo durante la celebración de un pleno.

Además, en un acuerdo de pleno, Gómez Montero ha sido denunciado ante la Fiscalía por sus escritos en la hoja municipal, por si pudieran ser constitutivos de un delito de odio racial o xenofobia, y también hay ciudadanos que se plantean actuar judicialmente contra él. La actitud provocadora y ofensiva de este concejal en los plenos –a los que suelen acudir Martínez y su esposa, además de otros simpatizantes de PxC– han convertido las sesiones en un circo, algo que los partidos democráticos debieran evitar en defensa de la institución y de los ciudadanos.