Archivos

Crónica de la Fiesta Mayor de Santa Coloma / Episodio 1: Va a hacer sol

06/09/2016

Captura de pantalla 2016-09-06 a les 22_optCarlos Ladera
Batman de Gramenet

batman gramenet_optY es verdad que el viernes hizo un día cojonudo. Al sol le dio por estirar los brazos y bostezar como en un anuncio de cereales. A las doce del mediodía casi no se podía estar en la plaza de la Vila. Los trabajadores de los bares andaban ultimando las barras: “este trozo es mío”, “este trozo es tuyo”, “aquellos han alquilado el espacio a aquel otro y eso es ilegal”, en fin, ¿qué más dará, no creen? Me gustaría hacer una mención especial a los atuendos que llevaban los trabajadores del Xòcala: “Comando Xòcala”, con bermudas y camiseta mimetizada, preparados para la guerra. Lo entiendo. Nunca he trabajado detrás de una barra, pero trabajar en un sitio tan duro, en  fiestas mayores, debe ser estresante y agobiante a más no poder. Bravo por ellos y por toda la gente que ha puesto su granito de arena para que esta Festa Major d’Estiu haya sido un éxito de todos. No hablo sólo de los artistas, sino de los citados camareros, de los técnicos de sonido, de los técnicos de cultura, de los comerciantes, de los controladores de accesos, de los de la limpieza, de los de transporte público, de los conserjes y, sobre todo, de vosotros, que decidís salir a las calles de vuestra ciudad, que invitáis a la gente de fuera, que presumís de barrio y de vecinos. Gracias, muchas gracias en nombre de todos los que hemos disfrutado de estas fiestas.

Vamos al lío, a las siete de la tarde la Iglesia Mayor parecía la Tierra Media: brujas, dragones, diablos, diablas, capgrossos…, en fin, que arrancan de allí y vamos en plan danza pagana hasta la Plaza de la Vila (otra vez). Bien, genial, estupendo. El tío de los globos ahí en medio que casi se lo come un dragón, ¡váyase a vender globos al otro lado, hombre, por el amor de dios! La virgen… Y ya sale el speaker. El mismo, el de todos los años…, ¡qué hombre!, ¡qué aguante! Cuatro días hablando y no se le gasta la voz ni nada. Las nueve. ¿Cómo estaba la plaza…?, ¡abarrotá’!, ¿se acuerdan de aquel dúo cómico?, ¿se acuerdan de el Pulga y el Linterna?, ¿se acuerdan del alto, del Linterna?, pues el que salió a dar el pregón fue Samuel Aranda. Samuel Aranda, el pregonero de este año, ¿saben quién es o no? Es un fotógrafo al que en 2011 dieron un premio muy importante que se llama “World Press Foto”, algo así como el Pulitzer de la fotografía. Sale Aranda… ¿Cómo estaba la plaza…? (Ya paro). Sale. Saluda en tres idiomas. Trilingüe, como quiere el Dimas de Ciudadanos. “Bona nit, Buenas noches, Salaam Aleikum”. ¡Zasca! Buenas noches, salao’, puedes seguir. Bla, bla, bla…, los mejores, me siento tal y pascual, me considero… bla, bla, bla…, mi ciudad…, y de repente va el tío y suelta: “No votéis a la derecha, ni a la vieja ni a la nueva”. ¡Pam! Dices, hombre, no veas, ¿no? Pues no. Pues está bien. Porque resulta que en nuestra ciudad hemos sufrido mucho la lucha de clases, el estigma, me cago en todo, ya. Bueno, pueden imaginarse: la gente silbando, aplaudiendo… yo creo que si había gente que no sabía en aquel momento quién era Samuel Aranda, hoy tienen una foto de él en su comedor, al lado de la de Lluís Hernández. ¿Cómo estaba la Plaza…? Los que se dieron por aludidos no tardaron en responder por el Twitter a la “provocación” de Aranda, y al rato nos tuvimos que ir de allí porque empezaron los disparos. No. A ver. Perdón… que parece… a ver, me explico. Que resulta que los Trabucaires hicieron una movida de estas de lanzar salvas o como se llamen. A mí eso me da mucho miedo y, además, nos esperaba Javi Jareño en la Plaza del Reloj.

Llegamos corriendo, pero puntuales. A las 22:00 estábamos ahí como (y con) un reloj. Y a las 22:40 nos fuimos, también puntuales, con el concierto sin empezar…, ¡hombre, Jareño…!, ¡me cago en la mar salada!, que ya sabías tú que tenía que llegar a Los Chichos, ¿cómo se te ocurre retrasarte cuarenta minutacos?, anda que… Mi hermano el mayor se quedó, eso sí, y me dijo que estuvo muy bien. Sonaron de fábula. Sonaron a Jareño, que es de lo que se trataba, ¿no? La banda y todo, muy bien. Y luego, por lo visto, a mí me lo han contao’, Doctor Prats también estuvo de fábula.

Volvíamos corriendo a la Plaza de la Vila cuando nos asaltan unas muchachas. “¿Tú eres el Batman de Gramenet?” Iba a contestarles que no, que soy su hermano gemelo violento y alcohólico, y que tenía mucha prisa, pero me quedé. Me quedé y me hice foto y todo. Yo es que no estoy acostumbrado a estas cosas. Me dan vergüenza y respondo como un garrulo. Da igual. Llegamos a la Plaza de la Vila. ¿Cómo estaba la Plaza…?

los chichos Captura de pantalla 2016-09-06 a les 22_opt (1)—¡Pulga!, ¿cómo estaba la plaza…?

…si cuando el pregón estaba abarrotá’, lo de Los Chichos era El Corte Inglés el día de las rebajas de enero. Qué barbaridad, qué brutalidad, qué voracidad y qué de todo. A ver si vamos pensando otro emplazamiento para el concierto grande, ¿no? Que la plaza se nos llena con cualquier cosa, cualquier deejay o cualquier grupo de versiones y la gente baila, se cansa, bebe más y todos contentos. No sé. Tenemos Can Zam o podemos cortar alguna calle grande, y dejamos la plaza con una afluencia de gente “normal”, que cualquier día va a pasar algo, leñe. A lo que vamos: Los Chichos. Pues muy mal. O sea, el concepto Chichos en la Festa Major de Santa Coloma, muy bien, pero el grupo lo hizo muy mal. ¡Hostia!, que yo he estado en conciertos de grupos que hacen versiones de Los Chichos, que lo hacen mejor que lo hicieron aquí Los Chichos, no les digo más. Vergüenza. Desafinados, desacompasados. No se entendía lo que decían…, catorce mil euros tirados a la basura. Un fraude. Si yo fuese ellos devolvería el dinero en pro del buen nombre que tienen y de los que se les quiere aquí. No sé. Me dio mucha pena haber presenciado aquello porque Los Chichos forman parte de mi pasado (igual que pasó con Camela hace dos años, sólo que estos lo hicieron genial). Acaba el concierto, la plaza se descongestiona y… “¿Cómo estaba la plaza…? (cansino que soy. Menos mal que esto es un diario digital y no nos cobran las páginas). Eso, ¿y Los Chochos? Pues miren, iba uno a ver Los Chichos y de paso a Los Chochos, y resulta que se encuentra que se lo pasa mejor con los frikis estos del barrio que con los que se lo han llevado muerto. Digo frikis porque frikis sois, ¿eh? A ver si ahora el único friki que va a haber en esta ciudad soy yo. No. Ustedes son frikis a más no poder, pero nos lo pasamos bien. Es cierto. Hubo algunos momentos de carencias musicales. A los integrantes “no músicos” se les nota la falta de tablas en algunos temas, pero el show en sí, en su globalidad y su totalidad (olé yo) fue bueno, muy bueno. Y como ya se podía bailar en la plaza, pues bailamos, bebimos y todos la mar de contentos.

Acabados Los Chochos nos fuimos para el Mas Fonollar y…

—¡Hombre!, ¿qué dices?, ¿de dónde vienes, nen?

—Del Sintonitzza, tete. Puta vida, ¿no has ido o qué?

Perdonen. No les he presentado. Mi primo. Mi primo Ramón Jesús, que venía del Sintonitzza porque resulta que se había enterado de que se habían caído los MAMBO JAMBO, y cuando le pregunto a mi primo si se han hecho daño o qué, me dice que me vaya a la mierda, que se han caído del cartel, que soy un imbécil, que nunca voy a entender de música y que le deje en paz. Y hacia la barra de La Lola le vi irse, dando tumbos. Ni idea. Por lo visto el Sintonitzza también estuvo genial. Bueno, sólo tienen que ver el cartel, recreando aquella antigua portada de nuestra preciada revista GRAMA, con el mono gigante encima de un edificio que es… ¿la CIBA? No…, la CIBA no es, ¿no, Juanra?. Dos días de Sintonitzza que se conoce que para el que le guste esa música, y que Dios lo acoja en su regazo, fueron la rehostia bendita. No puedo decirles más porque tampoco fui. Lo que les decía: Los Chochos. Bien, tirando a muy bien. Y luego otro deejay, Fabyan Salvador, que nos tuvo bailando hasta las 04:03 minutos, hora zulú. ¿han leído? A las cero cuatro, cero tres. Ni un minuto más ni un minuto menos, les doy yo fe que estaba allí a tocar de la mesa de mezclas. Muy bien Fabyan. Genial. Música para todo el mundo, los éxitos del momento, y todo genial. Me he enterado que el deejay no cobra, que pincha gratis. Miren, otro Batman de la vida, yo qué sé. No voy a decir que ni bien ni mal porque luego lo toman a uno por lo que no es, pero dice mucho de él. ¡Y además lo bien que lo hizo, me cachis en la mar!

En fin. Que a las cuatro cero tres del viernes dimos por finalizado nuestro primer día de Fiesta Major.

Mañana les cuento más…