Archivos

David Fernández da un impulso a SOM en Can Sisteré

17/05/2015

jordi corachan_opt

SOM Gramenet 20150516191238 (1)Jordi Corachán |

La moda del selfie y las fotos con el famoso ha llegado también a la izquierda alternativa. David Fernández, diputado de la CUP, se movía como una estrella de rock (estaba Jan, de Los Barrankillos, y Valentín Wallace) por los jardines de Can Sisteré. Mucha gente le quería tocar y besar o explicarle tal o cual cosa. Se le veía a gusto entre las más de 200 personas que acudieron al mitin-concierto-cena de SOM Gramenet (Podemos + Gent), siempre con una sonrisa en la boca y una frase amable. Hasta que se enfundó una camiseta celeste, de solidaridad con los trabajadores de Telefónica, y subió al escenario para arremeter contra tirios y troyanos, contra todos los golfos que han hundido el país.

Los tirios fueron los socialistas. Recordó que (José Luis Rodríguez) Zapatero fue el presidente del gobierno español que comenzó la oleada de recortes y quien indultó a los primeros banqueros. Repasó algunos «robos» del socialismo hasta llegar a Santa Coloma. Se detuvo en el golferio de Pretoria y el alcalde que «vivía en el Turó Parc», en la corrupción política y económica y en las animalas arquitectónicas (Cúbics). «Nos han robado la democracia», dijo. Y acto seguido invitó a reconquistarla sin pedir permiso, a través de los movimientos sociales. «Si no se lucha no se cambia nada», sentenció en este punto.

Después se refirió a los troyanos: la derecha (PP y CiU) y la oligarquía financiera de aquí y de allá. David Fernández dijo que se han hecho recortes por 6.300 millones de euros, que es «una tercera parte de los que defraudan las familias Carceller (Damm-Cacaolat) o Quatrecases (abogados de empresas) en un año». Agregó que han regalado a la banca 5.300 millones, tras sus robos y mala gestión, y no hay un solo banquero en la cárcel: «Están tomándose un dry Martini en casa» y la gente pasando hambre y estrecheces con la maldita austeridad. Pidió el voto para SOM para cambiar las cosas y la gente le despidió al grito de «¡No pasarán!».