Archivos

El fiscal solicita 15 años para el autor del tiroteo en los Cúbics

05/03/2018
  • Tras hablar con el encargado de la sala de juegos, el agresor le disparó a bocajarro quedando este gravemente herido
  • La Fiscalía solicita 15 años y 6 meses de prisión y una indemnización de 184.865 euros

La Fiscalía de Barcelona solicita en su escrito de acusación 15 años y 6 meses de prisión por tentativa de asesinato, tenencia ilícita de armas y dos delitos de amenaza para Rigers Hussain, el autor confeso de haber disparado a bocajarro al encargado de la sala de juegos situada en los Cúbics el pasado 1 de julio de 2015, así como una indemnización de 184.865 euros. En caso de no poder ser abonada por el imputado, lo deberá hacer la compañía aseguradora de la sala de juegos.

Tras llevar varias tardes perdiendo grandes cantidades de dinero (entre 3.000 y 7.000 euros por tarde), en torno a las 19 horas, solicitó hablar con el encargado de la sala y, tras la conversación, le propinó tres disparos en el rostro.

 

La vista, prevista para hoy lunes en la Audiencia Nacional de Barcelona, ha sido suspendida por enfermedad de la abogada defensora. Mañana, martes, están todos citados de nuevo. No obstante, el juicio puede ser aplazado otra vez porque el acusado ha pedido que le asista el primer letrado que le representó.

[+] Info: Relato de los hechos

Los hechos ocurrieron cuando Hussain, cliente habitual de la sala de juegos, disparó contra el encargado tras recriminarle que la máquina tragaperras daba pocos premios y ya se había gastado mucho dinero.

El crimen fue grabado por las cámaras del local. Las imágenes mostraban a un hombre de unos 30 años, de aproximadamente 1,80 metros de altura que se dirigió al encargado, al que ha dicho alguna cosa antes de dispararle en la cara desde corta distancia.

El hombre de la pistola hizo a continuación amago de dispararse, tras lo que se le  cayó el arma. La recogió y, acto seguido, amenazó al resto de clientes, que corrieron despavoridos hacia la calle. Después, se acercó de nuevo a la víctima, que yacía en el suelo, y le disparó en el cuello. Finalmente, volvió a apuntar hacia la puerta el local y parece que hizo tercer disparo.

Luego, el agresor puso la pistola en su sien, la arrojó al suelo y se llevó las manos a la cabeza. Después huyó. El agresor se entregó una semana después en los juzgados de la ciudad.