Archivos

El periodista colomense Rafa Burgos azota a ‘La Casta’ en su último libro

07/06/2015

la casta IMG_1034Corrupción, puertas giratorias y el enchufismo de consanguinidad en las altas esferas. Sin más paliativos, Rafa Burgos (Santa Coloma de Gramenet, 1972) regresó del Maresme a la ciudad que le vio nacer para presentar su tercer libro La Casta (Ed. El viejo topo) en la Biblioteca Central donde destapó las ‘telarañas’ del entramado de las familias oligárquicas en el poder en España, Catalunya y Santa Coloma.

Sí, en su segundo libro, Crema catalana (Icaria Editorial) con prólogo del juez Santiago Vidal, el guión central flotaba entre las aguas enrarecidas del “amiguismo, corrupción y otras miserias” de los propietarios (también herederos del Franquismo en muy alto porcentaje) de los poderes fácticos de Catalunya, en La Casta, Burgos logra desenredar con éxito los vericuetos lazos de las familias que dominan la esfera política y económica de España.

Y, cómo no, retoma el asunto sinuoso en este su tercer libro del poder en Catalunya que ocupa siempre un lugar destacado en el panorama de las corruptelas y sobornos, de saqueos como el caso Pretoria, de Bartomeu Muñoz y sus acólitos. En total, son once “argumentarios” como le gusta precisar al escritor de un término en boga y en boca de todos. Pero es un término nada novedoso. Hay textos datados en 1894 (El Papa Moscas). Aunque fueron Antonio Stella y Sergio Rizzo, dos periodistas del Corriere della Sera, quienes han popularizado la expresión.

Con ‘La Casta’, Rafa Burgos desmonta buena parte de los entresijos de los altos dirigentes de los diferentes organismos públicos y privados como la Monarquía, las instituciones como el Tribunal Constitucional o las diputaciones. También de los órganos de administración de grandes multinacionales asentadas en el país que son empleados como ‘puertas giratorias’ que otorgan grandes sueldos por los servicios prestados en política.

Miss Coca-Cola y mis Cacaolat
Tras un trabajo arduo y, como reconoce, entorpecido por la influencia de las clases dominantes en el periodismo de investigación, este licenciado en Historia y en Periodismo desvela, por ejemplo, las influencias históricas del actual monarca Felipe VI con su relación personal con Pelayo Primo de Rivera o los supuestos escarceos, no solo económicos, de Corinna con Juan Carlos I.

Rafa Burgos prosiguió desenmarañando pinceladas sutiles sobre las estratosferas del poder como las “que esconden los bancos, las escuelas de negocios o los medios de comunicación”. Éstos últimos tienen mucho que ver en el silencio o el camuflaje del aura de influencia de muchos poderosos no desean reflejar. Destacó el caso de Sol Daurella, casada con Carles Vilarrubí (familia Godó propietaria de La Vanguardia, 8tv, RAC 105 TV), bautizada Miss Coca-Cola por regir la embotelladora Cobega, la multinacional Nespreso o de empresas bacaladeras islandesas que copan el mercado. Sol Daurella es mis Coca-Cola y también mis Cacaolat, que controla con Demetrio Carceller, otro perla, según explicó el periodista.

‘La Casta’ desgrana con audacia las conexiones de las familias pudientes de mayor calado en nuestra sociedad. Desde abogados opulentos como Miquel Roca o el ‘mercuriano’ Manuel Bustos a consejeros en el Tribunal Constitucional o en el de Cuentas donde trabaja Manuel Aznar o “toda la familia del ugetista Julio Ronda”.

Burgos lo describe desde un punto de vista de la indignación popular, la que sufre buena parte de la población, la misma que quiere revelar el propio autor, quien se despidió hasta próximas presentaciones en la ciudad, invitándonos en dar un siguiente paso al ¡Indignáos! de Stéphane Hessel: “Debemos tener una toma de conciencia a la hora de votar, para contrastar la información que recibimos porque mucha, como la política, no es cierta, además de la trascendental importancia por parte de todos sobre qué podemos hacer cada uno en nuestro propio barrio”. Chema Carva