Archivos

El PP pide amparo al Síndic de Greuges

13/03/2013

pp Mari Carmen Saéz denuncia la moratoria para publicar en la hoja municipal
 Los populares hablan de «censura previa» para silenciar a la oposición
 Un libelo de PxC con tintes racistas desata la polémica sobre la libertad de expresión

Lo advirtió en el pleno y lo ha hecho. La portavoz del PP, Mari Carmen Sáez, ha presentado una queja formal al Síndic de Greuges, por considerar que el Gobierno municipal (PSC, ICV-EUiA y CiU), está pisoteando sus derechos como oposición y vulnera la libertad de expresión.

La denuncia del PP tiene su origen en la moción aprobada en el último pleno, que establece una moratoria de la publicación de artículos de los partidos hasta la creación de un «mecanismo» que impida la aparición de textos que promuevan el odio racial o la xenofobia.

«Nuestro grupo lleva pidiendo poder publicar en la hoja desde el año 2000 y no está dispuesto a renunciar a este derecho, por culpa de los excesos verbales del portavoz de otro grupo», ha manifestado Sáez este mediodía en rueda de prensa, en referencia a Plataforma por Catalunya (PxC). La acompañaba el concejal Francisco Martín, quien formalizó la queja ante la oficina del Síndic, Rafael Ribó. Martín explicó que le informaron que en un semana podrían tener noticias sobre su petición.

«Vulnera la Ley»

En en las 7 páginas del escrito del PP se hace un relato de la supuesta falta de libertad de información y opinión en los medios de comunicación de titularidad municipal en los últimos 13 años, hoy reducidos al Ajuntament Informa y la página web del Ayuntamiento (la radio y las revistas están cerradas, y el proyecto de televisión no se llevó a cabo). El PP opina que el Gobierno Local incumple la Ley 21/2001 de Régimen Local, que establece la participación de los concejales y grupos municipales en las emisoras, boletines y otros medios del Consistorio.

Y el PP aún va más lejos en sus apreciaciones. Sostiene que el Gobierno socialista de Núria Parlon, con el silencio de Iniciativa y Convergència, se ha negado a elaborar un Reglamento de acceso y uso de los medios municipales para poder usarlos a su antojo. Este extremo, en su opinión, ha convertido el boletín en un instrumento de propaganda del Gobierno Municipal. «Se han comprometido a elaborar un reglamento, pero lo cierto es que no lo hacen porque así pueden manejar la hoja como quieren», afirma Sáez.

En cualquier caso, la portavoz del PP sostiene que la resolución aprobada supone una censura previa que no está dispuesta a admitir. «los excesos verbales o escritos de un concejal que los pague ese concejal y no los demás grupos», ha insistido ante los periodistas.