Archivos

Kiss reina en el Rock Fest

09/07/2018

El segundo día del Rock Fest BCN fue el más tranquilo y relajado, una jornada para los colomenses que colaboraron solidariamente y para todos aquellos asistentes que no querían perderse a ninguna banda.

Hasta una boda se celebró en la carpa donde los Motörhits tocaban canciones de los Motörhead y en donde los más valientes se atrevían a cantar en el ‘Kararocker’. Nuevamente arrancó muy pronto el festival, con citas imperdibles como la de los italianos Lacuna Coil.

Mägo de Oz celebró su 30 aniversario levantando al público al ritmo del ‘Fiesta Pagana’, a su fiesta se unió Rubén Kelsen, vocalista de Débler, quien hacía pocos minutos lo había bordado en la carpa con su grupo.

VIXEN, fueron grandes en los 80 y demostraron el motivo con una buena actuación. El plato fuerte se acercaba y con él grandes figuras: los finlandeses Stratovarius o Dimmu Borgir que hicieron un gran show.

El cabeza de cartel era Helloween, quienes regresaban a Santa Coloma haciendo un concierto completamente diferente con su ‘Pumpinks United’ en el que se reunían con anteriores miembros de la banda.

Estuvieron muy bien y cerraron Korpiklaani dando rienda suelta a sus toques celtas. Un viernes en el que se anunció que ya estaban a la venta las entradas para el Rock Fest BCN 2019, en el que tendremos una jornada más (4-5-6-7 de julio).

Megadeth, Scorpions y Kiss para cerrar

El sábado 7 de julio era el último día, el GRAN DÍA. La organización consiguió reunir tres mega bandas para una misma jornada, siendo sin duda histórico para Santa Coloma de Gramenet. Las carcajadas la pusieron los Mojinos Escozíos, el grupo liderado por El Sevilla siempre dando una dosis de humor con su música.

Sober fue otro de los grupos que destacó encima del escenario gracias a su exquisita apuesta de tocar junto a la Orquesta Sinfónica de Barcelona, magistral combinación. Tras ellos turno para Stryper que demostraron seguir en forma.

Si desde bien temprano Can Zam estaba a reventar de rockeros y metaleros conforme pasaban las horas se iba llenando más y más, sin duda la mejor entrada de los 3 días y posiblemente una de las mejores de las 5 ediciones.

Impresionante concierto de Megadeth, Dave Mustaine muy entregado fue un auténtico espectáculo. Al igual que el día anterior coincidió el Mundial con el festival, y eso hizo que en la pantalla grande del bar se pudiera seguir una emocionante tanda de penaltis justo en el inicio del concierto de Scorpions.

Los alemanes estuvieron pletóricos, no fallaron tocando un setlist repleto de las mejores canciones de su carrera como por ejemplo el mítico ‘Send me an angel’. Y el gran momento del festival llegó con KISS, todos los conocen y saben que hacen de sus conciertos una maravilla de show con todo tipo de espectáculos como una tirolina.

En resumen, un gran Rock Fest que año tras año mejora, mucho más grande, más tiendas, buena comida, zona de descanso, una grada enorme, y quizás la zona de minusválido no era demasiado grande pero todo es compensado con tanta zona para descansar. El sonido, fue mejorando cada día.

El año que viene más, y antes el Tomorrowland en el Parc de Can Zam./ David Llamas