Archivos

La directora de Benestar escribió el e-mail delator

01/02/2013
  • Núria Fustier envió el 28 de noviembre a la Generalitat el correo sobre el comedor
  • La responsable del Ayuntamiento sabía que se iba hacer la inspección
  • Iniciativa y CiU, en el Gobierno local, hacen un llamamiento al diálogo
2013-01-29 12.11.47

Raúl Moreno y Núria Fustier, el martes.

El Ayuntamiento no dice la verdad. Fue la propia directora de Serveis Personals, Benestar i Famílies, Núria Fustier, quien alertó a la Generalitat de la existencia del comedor social del Ateneu Júlia Romera. Y tal y como desveló Gramenet 2.0, lo hizo el pasado día 28 de noviembre a través de un correo electrónico que remitió a la jefa del Servei de Registre i Inspecció del Departament de Benestar Social i Família. Núria Fustier desmintió tajantemente ayer este extremo en una nota. Negó la existencia de ningún e-mail, anunció una investigación interna y advirtió de posibles medidas disciplinarias contra los autores.

Denuncia informal

Lo cierto es que el e-mail existe y que la autora es la propia Núria Fustier. Se trata de un correo electrónico de un tono coloquial y desenfadado entre una responsable municipal y una autonómica, que evidencia un trato de confianza. En su escrito, Núria Fustier pregunta a su colega si tiene conocimiento de las actividades del comedor que lleva Menjar per a tothom.

Es cierto también que el Ayuntamiento no ha efectuado una denuncia formal del comedor social. Sin embargo, la Generalitat tiene noticias de su existencia, supuestamente irregular, a través del correo electrónico de la responsable municipal. Ese aviso, comunicación, delación, acusación o soplo causa preocupación en el departamento de la Generalitat, que tiene las competencias sobre los comedores sociales. La responsable de la Generalitat contesta, también por e-mail, que efectuará una inspección.

Los correos ponen en marcha la máquina de la Administración y, el pasado día 28, una inspectora de la Generalitat se presenta en el comedor y levanta acta de las irregularidades sobre la manipulación de alimentos. La misma inspectora informa a los voluntarios del comedor de que la Generalitat ha actuado a petición del Ajuntament de Santa Coloma.

Oleada de indignación

El aviso del ayuntamiento ha levantado una oleada de indignación social y política. La propia alcaldesa Núria Parlon y el concejal Raúl Moreno negaron taxativamente cualquier denuncia o intervención del Ayuntamiento.

Menjar per a tothom ha expresado su indignación por la actuación del ayuntamiento y mantiene la concentración prevista para hoy, a las 6,30 de la tarde. La entidad insistirá en reclamar un comedor municipal.

Iniciativa reclama una mesa sectorial

Iniciativa (ICV-EUiA), que es socia de gobierno, ha efectuado un llamamiento al diálogo y a que las dos partes enfrentadas se sienten ante una mesa para superar la crisis. Al mismo tiempo propone crear una mesa sectorial para abordar la crisis. Iniciativa considera que la mesa sectorial debería enmarcarse en el Consejo Municipal de Servicios Sociales y debería implicar profesionales, personas y entidades que trabajan en este ámbito con el fin de llevar a cabo «un análisis de las necesidades reales de la población para diseñar el servicio que necesitamos en la ciudad». Este grupo defiende un servicio integral que esté gestionado desde la institución municipal pero que cuente con las entidades civiles y con la participación de las personas afectadas, para evitar «el modelo asistencial con visión caritativa».

CiU: Primero la gente

CiU se ha pronunciado también sobre la crisis del comedor social. Un portavoz ha subrayado que la prioridad ahora es solucionar el problema lo más pronto posible. «Lo que importa –ha manifestado– es la gente que sufre y no los partidos».