Archivos

Los grandes partidos naufragan en el mar del descontento

27/05/2014

ANÁLISIS | Josep Mª Cortès Martí | josep maria cortes_optLa composición política del parlamento europeo, también euro-parlamento o euro-cámara, está compuesto por 754 eurodiputados más el presidente, de los cuales España, como circunscripción, escoge a 54. El 61% de los escaños, hasta las últimas elecciones de 2014, se mantuvo por un bipartidismo imperfecto repartido entre el Partido Popular Europeo, la mayoría del parlamento, formado por PP y Unió Democràtica de Catalunya, (la U de CiU) entre otras formaciones políticas del mismo color, y el Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas, donde se integra el PSOE. Analizando el paisaje español, la novedad de estas elecciones europeas es el aumento de votos entre formaciones que se ubican en la parte izquierda de la eurocámara, que han sabido capitalizar el descontento. La Izquierda Plural aporta 6 eurodiputados, Podemos 5, EPDD (Esquerra pel Dret a Dicidir) 2, LPD (Los Pueblos Deciden) 1, Primavera Europea 1. En la parte derecha UPyD (Unión Progreso y Democracia) 4; C’s (Ciudadanos) 2. CEU siglas de Coalición por Europa integrado por CiU, PNV, Coalición Canaria, mantienen los 3 diputados arañando 40.000 votos, pero cediendo peso de un tercer a séptimo lugar. Convergència Democràtica de Catalunya (C de CiU) permanece en la Alianza de Liberales y Demócratas para Europa junto con UPyD y C’s. europeas boladeeuropa3-rSi comparamos los resultados obtenidos en el 2014 y en el 2009, se observa un hundimiento de los partidos tradicionales PP y PSOE. De los 54 eurodiputados elegidos, 16 corresponden al PP y 14 al PSOE, respecto a los 24 y los 23 de 2009, con una pérdida absoluta de votantes, cerca dos millones y medio respectivamente tanto para el PP como para el PSOE. Sin duda un reparto de votos que no es fácil de digerir por los grandes partidos y que probablemente señala un nuevo escenario político. Por autonomías (Extremadura, Andalucía y Principado de Asturias) el voto mayoritario se decanta a PSOE. Para el PP: Madrid, Castilla-la Mancha, Castilla-Leon, Galicia, Cantabria, La Rioja, Navarra, Comunitat Valenciana y Región de Murcia. CiU-PNV para País Vasco, y en Catalunya Esquerra Repúblicana. Sin embargo, a pesar que la abstención decrece un casi un 1%, es la opción más común de los ciudadanos españoles. Como el resto de España, en Catalunya los dos grandes partidos pierden anclajes: PPC disminuye un 30% y PSC-PSOE pierde cerca del 50%, más de 350.000 votos. Con un aumento de la participación más marcada que el resto de España que representa unos 548.500 votos más respecto al 2009. El resultado dibuja una tendencia hacia el nacionalismo de izquierda. La disminución del PSC-PSOE y el incremento de participación de casi el 11% alimenta a ERC y Necat-EPDD, a ICV-EUiA y otra formaciones más minoritarias como PODEMOS. ERC junto con NEcat-EPDD obtiene 594.149 que representa más de un 226% de incremento respecto al 2009. ICV-EUiA aumenta en 138.799, que representa más el 115%. En el otro espectro ideológico, probablemente la pérdida de votos del PPC van a CiU con un traspaso de un poco más de 100.000 votos. CiU obtiene un poco más de un 24% respecto a los 441.810 del 2009 como opción de la derecha en Catalunya.