Archivos

Pedro Sánchez visita Santa Coloma por segunda vez para movilizar al votante socialista

25/09/2015
Pedro Sánchez, en el Marcat del Fondo./ Jordi Corachán

Pedro Sánchez, en el Marcat del Fondo./ Jordi Corachán

Los socialistas saben que la batalla del 27-S se libra en el área metropolitana. Por eso, Pedro Sánchez, número uno del PSOE y candidato a La Moncloa, ha visitado hoy Santa Coloma por segunda vez en una semana. Sabe que el éxito del PSC el domingo pasa por movilizar al votante de las grandes ciudades próximas a Barcelona.

El secretario general del PSOE llegó a las 11 al Parc Fluvial del Besòs acompañado por los candidatos Miquel Iceta y Raúl Moreno, así como por la alcaldesa, Núria Parlon, que recuperó la mayoría absoluta para el PSC en las pasadas Municipales.

Foto: Prensa PSCSánchez ha insistido en la idea de que los problemas de Catalunya se resolverán el día en el que España tenga otro gobierno, y él confía que sea el suyo y el del PSOE a partir de diciembre. «Después de las Eleccciones Generales se podrá abordar el asunto de Catalunya», recalcó. El líder socialista aseguró que su partido apuesta por la «convivencia y no por la independencia».

Miquel Iceta se refirió a la bandera independentista exhibida por Alfred Bosch en el balcón Ajuntament de Barcelona y la española mostrada por Alberto Fernández Diaz en respuesta a la anterior: «Ayer vivimos un espectáculo lamentable, con todos los protagonistas de un espectáculo lamentable. Partidos tirándose las banderas unos a otros y unas autoridades, el presidente Artur Mas y la alcaldesa Ada Colau, que se lo miraban entre divertidos y asombrados». Tras el incidente, el político de ERC pidió disculpas por su comportamiento, mientras que el del PP ha afirmado que volvería a hacerlo.

Núria Parlon repasó los logros del gobierno municipal y puso como ejemplo la recuperación del río, de dónde partió la comitiva socialista hacia el mercado del Fondo. Durante todo el recorrido, Pedro Sánchez fue repartiendo besos y abrazos a las personas que le reconocían. En el mercado, decenas de personas se remolinaron a su alrededor y se hicieron selfies con él. Jordi Corachán