Archivos

Rectificar sí es de sabios

14/03/2017

Carlos Ladera /
Batman de Gramenet

Vengo del proctólogo y he parado a tomar algo en La Lola, en la Plaça de la Vila. A mí La Lola me gusta, es un bar en el que me siento cómodo, me siento querido, me siento en casa, me siento y se me pasa el rato la mar de a gusto. Me siento y, por deferencia, leo. Yo leo mucho. Leo cualquier cosa. Leo de todo; leo libros, leo noticias, leo cómics, leo y Sagitario. Y hoy, como no han detenido a ningún político por corrupción ni ha pasado nada importante, pues he cogido El Mirall, “el mensual de Santa Coloma que no se vende”, salvo que quieras poner un anuncio. Si quieres poner un anuncio, te venden un espacio y lo pones. Normal, ¿no?, para eso están los medios, para anunciarse y para informar. A día de hoy, te pones un video en el Canal 150 y parece que estés en la feria de abril; lleno de cartelitos, de coloritos, de telefonitos para que llames, compres, asistas… o el Gramenet 2.0, ¿qué me dicen del Gramenet 2.0?, otro alud de spam; haga click aquí, tome café allá, venga a comer, venga a bailar… en fin. Yo lo veo relativamente lógico, salvo el dinero que el Ayuntamiento da a los medios en concepto de publicidad, de alguna manera tienen que mantenerse los periodistas locales. Ah… perdón. ¿Que no sabían eso…? Disculpen. Bueno, no es nada secreto, está ahí en los presupuestos anuales. Si buscan bien, lo encuentran.

A ver, a lo que iba. Yo escribo esto porque me he topado con un apunte o un relato —columna, creo que se llama en periodismo— del director de ese medio, El Mirall “el mensual de Santa Coloma que no se vende”, en el que el señor Josep Maria Roca comenta algo así como que él no publica en ningún medio digital, ni convierte el suyo, porque prefiere hacer periodismo de rigor, que debe ser el que él hace cada mes, no sé, supongo, porque recuerden que yo no soy periodista, sólo farandulero. Su historia se titula “Quan rectificar no és de savis”. En este relato, el director del diario —que tengo que mirar bien si se dice así, porque si sale cada mes no es muy lógico que se llame diario—, el señor Roca, se debate entre la tentación que al parecer inunda el ser y la existencia de todo periodista por publicar lo antes posible y la pureza y la franqueza con la que su periódico, El Mirall “el mensual de Santa Coloma que no se vende”, publica las noticias. Una dicotomía que parece traer de cabeza a cualquier profesional de los medios. Yo aquí he de decir que ante una exposición tan digna, tan elocuente, tan pragmática y tan magnánima como la que hace, me quito la máscara y me pongo a sus pies. Porque es que hasta el final lo acaba con [sic] “És el que fa fascinant i meravellosa —investigar y publicar— la professió que vaig triar fa 28 anys. Per això, mentre es pugui engañar el lector tan fàcilment, El Mirall.net viurà en el paper. Per servir als nostres lectors”. No sé ustedes, pero yo me emociono cada vez que lo leo. Pelos como escarpias. Y lo he leído un par de veces, porque me ha llegado tan adentro que yo qué sé. Además ponen la cara del autor, todo en un marco muy solemne, y debajo su nombre y un pie de foto que reza: “Director”. Yo no tengo más que cerrar el pico, callarme y aprender, joder, aprender, de verdad.

Sí que me he planteado algunas dudas con respecto a ese rechazo tan radical hacia los medios digitales. A mí me parece que la información 2.0, o la información web, o la que da la radio o la televisión en un primer momento, no es tan mala, siempre que se haga con prudencia. Me parece interesante que haya medios como El Mirall “el mensual de Santa Coloma que no se vende” y el 2.0 Diari de Santa Coloma, que sean un pliego de las noticias más destacadas del mes, algunos artículos de opinión y memes de risa y todo que publicaba el Mirall “el mensual de Santa Coloma que no se vende” al principio, pero también me parece digno el hecho de intentar hacer llegar las noticias lo antes posible a los ciudadanos. Y si esas noticias, hechas por profesionales de la información, tienen algún error en algún dato perdido o se puede ampliar o hay que desdecirse, pues o se hace otra complementaria o se cambia la información y se piden disculpas. Yo qué sé, no lo veo tan grave si se hace por profesionales con la idea de informar de verdad, siendo siempre lo más objetivo posible. Es que hay noticias que pierden su interés si pasan unos días, y puede hacer más daño lo que la gente pueda decir en un grupo de Facebook o en Twitter de manera anónima, que lo que publique un periodista bajo su responsabilidad. Por ejemplo, vamos a poner una noticia ficticia para no herir sensibilidades de nadie. Sucesos; un jabalí, ahora que es primavera, baja de la Serralada de Marina y se mete en la Carretera de la Roca y un vecino, Dios no lo quiera, tiene un accidente. Pues a mí me gustaría saber todo lo posible sobre eso porque a lo mejor tengo que coger esa carretera cada mañana y me ahorro una caravana o resulta que existe riesgo de que bajen más jabalíes o jabalines o jabalises’ o como se diga, y me estoy jugando la vida ¿Qué voy a hacer, esperar a que salga al mes siguiente El Mirall “el mensual de Santa Coloma que no se vende” para informarme de un problema con los jabalíes de mi ciudad?, pues no, yo creo que es importante que alguien cubra esa noticia lo antes posible y que llegue a la gente. Luego si el coche era azul o verde o si fue en el kilómetro tal o medio metro más adelante, lo podemos obviar o complementar o cambiar, pero de entrada hay que informar que hay un problema con los jabalíes en la carretera de la Roca. Recuerden que esta noticia es de ejemplo, ¿eh?, los jabalíes, a día de hoy, no suponen ningún peligro.

No sé. Yo del maestro Roca me quedo con su fluidez, con su pulso narrativo, con su manera de decir lo que piensa y todo eso, pero esta vez no puedo estar de acuerdo en lo que dice. Lo siento. Seguiré leyendo y participando DESINTERESADAMENTE en el Gramenet 2.0.