Archivos

Zapatero solicita cohesión ante la «fractura independentista»

04/11/2015

Zapatero-222-rechaza-escocesa-Cataluna-referendums_TINIMA20151103_0707_5Chema Carva
chema carva r_optEl expresidente José Luis Rodríguez Zapatero recaló en Santa Coloma para mostrar su apoyo a su partido en Catalunya en pleno proceso soberanista. El debate fue organizado por el Espai Obert de la agrupación socialista titulado «Comunitat política, pluralisme i cohesió social».
zapatero-222-chema-6ec81b86-e123-4a13-97cc-a22f90558775Zapatero, acompañado por la alcaldesa Núria Parlon, se preguntaba cómo después de varios siglos de convivencia en “solo en dos años” se ha planteado de esta manera la independencia en Catalunya. Esta excesiva premura le llevaba al expresidente a dudar sobre “esta pérdida de visión” de los secesionistas, a quienes describió que defienden “utopías equivocadas” del siglo XIX.

Es por ello que ante una sala abarrotada de simpatizantes demandó «paciencia, pluralidad, respeto y diálogo» para resolver el grave conflicto en Catalunya. Además, exigió una ley para hacer frente a “la emergencia social» en la que vive el país y recordó que en su gobierno se implantó la Ley de la memoria histórica que “puso de manifiesto más de 2.000 fosas” que sirvió para identificar a más de 40.000 personas.

No, al referéndum

También reivindicó la polémica asignatura de la educación para la ciudadanía aunque, sin dejar el tema catalán, se mostró contrario a la celebración de cualquier referéndum como el que se demanda desde Catalunya con la vaga excusa que el expresidente de Galicia, el malogrado Manuel Fraga, sí era partidario de estas consultas ciudadanas a pesar de su pasado franquista.

A Zapatero le acompañaron en primera fila la concejala del Ajuntament de Barcelona, Assumpta Escarp, imputada por el escándalo de las dietas de la Federació de Municipis de Catalunya (FMC), el Primer secretari del PSC, Miquel Iceta y los colomenses Raúl Moreno (diputado en el Parlament), Lídia Guinart (candidata número 5 al Congreso el 20-D) y Antoni Fogué, ex-president de la Diputació de Barcelona.

Fotos: Chema Carva y Pere Virgili